Llegan las fiestas y desde acá queremos ayudarlos para que en este 2017 sean distintas, para que esos platos típicos exploten sus sabores al acompañarlos cada uno con un estilo diferente de cerveza. Vamos a ir plato por plato desde la entrada y hasta los postres explicándote cómo y porqué cada plato encuentra su pareja perfecta en una Peñón…

SALADOS

Vittel Toné: Un clásico de la abuela, peceto rebalsado de salsa mágica que es el placer de todas las fiestas, para este plato encontramos perfecto el maridaje con una Kolsch, su sutil amargor exalta los sabores de la salsa y la carne limpiando el paladar en cada bocado…

Torre de panqueques o arrollados de carnes blancas: Siguiendo la regla de los colores o bien la del complemento, la hefeweizen es el maridaje ideal para este tipo de platos fríos, su frescura acompaña perfectamente las texturas de estos platos sin pisar ni interponerse a los sabores…

Tabla de fiambres y quesos: Otra vez la regla de los colores se hace presente y la Oktoberfest parece ser el maridaje ideal. Su maltosidad y notas dulces en aroma son ideales para acompañar fiambres y quesos de todo tipo.

Cerdo Flambeado y platos agridulces: La honigbier es la compañera sugerida para este tipo de platos, su leve dulzor, su liviano cuerpo y su gran tomabilidad la hacen el perfecta para este tipo de platos que habitan entre lo dulce y lo salado, potenciando los sabores de la cerveza y la comida.

Carnes al horno (Cordero, cabrito, vaca y otras carnes rojas) y al asador: La reacción de maillard es la que se da al combinar las proteínas de los alimentos con calor. Es la que se genera en las carnes a la parrilla (lo que le da lo crocante) y la misma que se genera al tostar los granos de malta utilizados para cocinar la schwarzbier, es por esto que es la cerveza ideal para estos platos.

Lechón en todas sus versiones: La cacao Ipa es la novia ideal, su alto amargor hacen de corte para toda la grasitud de este animal, lo que hace el amargor y el sabor del lúpulo es limpiar profundamente el paladar en cada trago para dejar las papilas gustativas libres para sentir todo lo que viene.

Pavita o carnes blancas: Kolsch o Hefeweizen, al ser platos livianos y sutiles se recomiendan estos dos estilos también delicados, uno por su moderado y sutil amargor y el otro por su gran frescura. El objetivo de este maridaje, acompañar cada bocado sin interferir en los sabores de la comida, buscando el equilibrio entre la cerveza y el alimento.

DULCES

Pan dulce y budines: El perfil elegante de las lagers hacen un buen maridaje a la hora de acompañar dulces cargados de hidratos de carbono, y si a esto le sumamos el sutil dulzor en aroma y el contenido alcohólico medio de una honigbier obtenemos un maridaje ideal para complementar sabores.

Frutos secos: La caramelización que sufren las maltas que se utilizan para cocinar la oktoberfest la hacen el complemento ideal para los frutos secos que suelen también ser tostados, sin invadir sus sabores como sí lo podría hacer una cerveza negra.

Frutas pasas: La intensidad y el dulzor de las frutas pasas es la compañía ideal para la elegancia y las notas tostadas de una schwarzbier que actúa cortando ese dulzor y haciendo una experiencia en boca que siempre pide más.

Mousse de chocolate: Mousse de chocolate y cacao IPA. No hace falta aclarar mucho más… El dulzor y la cremosidad del mousse de chocolate actúa a la perfección cuando se lo somete a la compañía de una cerveza amarga y “cacaosa” como es la Cacao IPA. Mientras el amargor actúa de corte, el dejo a cacao en el aroma de la cacao IPA complementa los sabores que quedan en boca. Contraste y complemento.

Flan y Postres a base de caramelo: Si hablamos de caramelo el flan es lo primero que se nos viene a la cabeza, pero puede jugar un budín de pan, una crema catalana, un creme brulee o bien una natilla. Para todos estos, el complemento ideal lo tenemos al lado de una oktoberfest que, con su maltosidad y notas dulces en aroma y sabor, potencia los sabores de este tipo de postres. Al ser una cerveza lager moderadamente seca, no será un maridaje empalagoso sino otro de esos que te dejan con ganas de más.

Helados a base de frutas: Cuando hablamos de helado hablamos de algo freso, y si la base son frutas más aún. Es por este motivo que recomendamos acompañarlos con una Waldbier (Frambuesas); estilo refrescante con poderoso aroma a frambuesas y un leve final ácido en boca que expone lo mejor de las frutas en todos sus sabores.

Comments are closed.